Derrota sabrosa

Juan Alberto Sánchez García

El terremoto político vivido por Venezuela el pasado domingo 6 de diciembre de 2015, quedará muy bien grabado en la memoria de todos los que han tenido la posibilidad de ser actores de primera línea, actores de reparto y lo más importante, ese gran público asistente sin el cual la obra no tiene sentido ni razón de ser.

Dice la gente que las derrotas son huérfanas y los triunfos tienen muchos padres y por venir del sabio pueblo es totalmente cierto, ahora nadie del gobierno tiene la culpa, no hay la sabiduría y la visión de estadista para asumir la derrota, solo se vuelve a los atajos y a la mala conseja del yo no fui.

Quién sabe si la candidata a diputado (que por cierto no salió) que causó tanto daño en la campaña en un circuito electoral en Caracas, cuando el pueblo hacia colas kilométricas para comprar lo poco que le vendían, quiso congraciarse y les dijo que hacer cola era sabroso, ¿acaso le habrá dicho al presidente Nicolás Maduro y a todos los Ministros lo mismo? esta es una “derrota sabrosa.”

Es llamativo lo sucedido el domingo pues el comportamiento electoral del venezolano fue prácticamente unánime, buena parte de los 87 circuitos electorales que conforman el país le dieron más del 62 por ciento de los votos a la mesa de la unidad democrática y perdieron algunos circuitos por la mala fe y la arraigada y aberrante practica del: divide y vencerás pero les sucedió al revés “divide y perderás”.

Venezuela y la propuesta del socialismo del siglo XXI pareciera que esta hoy arrinconada, los jefes de Estado Latinoamericanos en general han pasado agachados, porque apostaban a ese resultado y los delata el silencio: el que calla otorga.

Venezuela entra ahora en otra fase política de incalculables dimensiones, la capacidad de maniobra de Miraflores se reduce, aunque se quiera dar la imagen de todo lo contrario, porque los votantes que han acompañado al proceso político que inventó y desarrolló el desaparecido presidente Hugo Chávez y que tuvo el éxito electoral conocido, pareciera que se cansó, la gente como decían en la cola para votar “ya estamos mamaos de esta vaina” y ahí está el resultado, ni más ni menos.

Venezuela lamentablemente ha vivido en estos diez y seis años una permanente lucha de poderes que algunos quieren hacer ver como una lucha de clases, cuestión bien alejada de la realidad, porque solo se ha promovido un movimiento clientelar que se ha venido acostumbrado a las dadivas; y como dicen ahora los que celebran el triunfo “perdieron hasta las tables, que apurados repartieron en todo el país la semana anterior a las elecciones.”

La voz del pueblo habló el 6D, le entregó el testigo a otros atletas para que sigan la carrera, solo que cambiarán de carril y estrategia, con la gran responsabilidad de que si corren mal y no cumplen la palabra empeñada, les arrebatarán el testigo en la próxima elección.

Si es verdad que el presidente Maduro amaneció el lunes con el sol a su espalda, no menos es cierto que la mesa de la unidad ganó con votos prestados del pueblo cansado de tanto incumplimiento y hasta incapacidad de resolverle sus urgentes y cotidianos problemas, de manera que nadie debe llamarse a engaños.

La aptitud visceral de algunos dirigentes de la ahora oposición, ha desparramado hasta la bilis, acusando a la gente de “mal agradecida” y “traidores” cuando simplemente la gente les está cobrando con la poderosa arma del voto su mala gestión; lo que pasa es que el poder obnubila, los vuelve sordos y hasta ciegos; el expresidente de Uruguay Pepe Mujica lo grafica muy bien “el poder no cambia a las personas, solo revela quienes verdaderamente son”.

Correrá mucha tinta y análisis de los expertos en la sociología política para tratar de llegar a la medula de lo que el domingo sucedió en Venezuela, que no es poca cosa, al llegar a convertirse un evento electoral parlamentario en prácticamente un plebiscito con visibilidad internacional, reseñado por importantes periódicos y medios electrónicos del mundo, mientras tanto el gobierno seguirá rumiando esta derrota sabrosa.

JASG07122015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s