Cae malecón de Cuba

 

Juan Alberto Sánchez García

La resistencia de Cuba por más de 55 años a un sistema económico acorde con los nuevos tiempos, donde la globalización y el mercado no son quimeras sino los que rigen el mundo y sus realidades, ha hecho que este pequeño país, lleno de inmensas potencialidades, ubicación geográfica estratégica y gente con ese calor latino por dentro, siempre dispuesta a echar hacia adelante, estén hoy dando gigantescos pasos hacia una nueva antesala.

Producida la revolución cubana en la isla que acabó literalmente con todo lo existente, y creyendo por cierto que destruyendo lo que el capitalismo había construido a través del tiempo, se iba a edificar el hombre nuevo soñado por el Che Guevara, y convencidos que ese era el camino para construir una fuerte economía socialista para el disfrute y goce de todo el pueblo cubano; resulta, que 55 años después, esos logros son menguados y ha podido mas la economía global, por eso Cuba encara estos nuevos tiempos.

Cuba después de su revolución siempre ha tenido un ángel de la guarda que en tiempos de dificultades lo ha protegido, basta recordar el asedio que tuvo en los años 60 de una invasión Norteamericana, que hizo aparecer en el mapa americano a La Unión Soviética con sus misiles que casi desata una guerra mundial de incalculables consecuencias; el inhumano bloqueo económico impuesto por el congreso Norteamericano que dejó a Cuba a brazos cruzados, y que para colmo por malos cálculos la revolución había destruido parte del aparato productivo, lo que puso en vilo su estabilidad, pero ahí vino en auxilio el bloque socialista, y Cuba gozó de una economía artificial de subsidios e importaciones, que luego al caer el bloque socialista teniendo como artífice a Gorbachov, generó en Cuba lo que denominaron “Periodo Especial” y al cual solidariamente América Latina miró y fue en ayuda del país antillano.

A cuba le ha costado mucho ganarse un sitial de respeto por parte de Los Estados Unidos que jamás le perdona que a solo 90 millas le hayan montado un modelo político socialista, con expropiaciones de todas las empresas estadounidenses sin indemnización alguna, lo cual acentuó mucho más las diferencias entre ambos países.

Luego de esa férrea aptitud de Cuba hacia su “archí enemigo” y viceversa, una serie de gestiones diplomáticas de países y personalidades influyentes principalmente el actual papa Francisco, y como por arte de magia el 17 de diciembre de 2014, los dos países sorprendieron al mundo con un acercamiento que respetando las diferencias de ambos, comenzaban a producir nuevos escenarios políticos en América Latina y El Caribe.

Cuba por su parte a mediados del 2014 aprobaba una novedosa ley de inversiones extranjeras, donde establece todas las garantías jurídicas y apuntaban en la dirección a las conversaciones muy secretas que se estaban dando, cuyo corolario ha sido todo este proceso de normalización de relaciones diplomáticas y comerciales, La Habana – Washington.

En el 2015 se abrieron las respectivas embajadas en ambos países y ha sido un tiempo de mucho intercambio y discusiones diplomáticas, que hoy desencadenan en la visita que hará a Cuba en el mes de marzo de este año el presidente de los Estados Unidos Barack Obama, otro hito en la historia política mundial.

Esta nueva realidad comienza a dejar sin referente a buena parte de la izquierda Latinoamericana y mundial sobre el goloso del norte, el tío Sam, el yanqui go home, la superpotencia; para ser ahora un “socio” comercial, al que el gobierno cubano le abre las puertas.

Ya comienza la banca estadounidense a abrir operaciones financieras y la inminente instalación de bancos, una fábrica de reconocido nombre internacional producirá en la isla tractores agrícolas y maquinaria pesada, se anuncia la autorización de Estados Unidos de 110 vuelos aéreos comerciales con frecuencia diaria a la isla de las principales líneas aéreas norteamericanas, todo lo cual generará en Cuba un impresionante movimiento comercial de apoyo a la industria hotelera que esta isla ha venido desarrollando con gran atino y a los demás sectores de la economía.

Es posible que Cuba despegue con un modelo económico hibrido y se convierta en unos años en una pequeña Singapur en América; y no es descabellado pensar que este proceso de desmontar la base militar de Guantánamo, la conviertan mas adelante en un Disney Word para el mundo, y que termine Cuba comprando petróleo venezolano para refinar y vender a los Estados Unidos, como comprador confiable y seguro, en la refinería de Cienfuegos que diligente y paradójicamente Venezuela ayudó a recuperar y reconstruir.

Estos acontecimientos se parecen mucho al realismo mágico que espléndidamente manejaba Gabriel García Márquez en sus novelas, hay nuevos amaneceres en esta porción Latinoamericana, donde no cae ni se doblega la voluntad del pueblo, pero si cae el malecón de Cuba.

JASG23022016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s