El último talabartero

Juan Alberto Sánchez García

José Delfín nacido en el sector de La Quinta en 1925, hoy con 90 años a cuesta, seguramente ya había pasado por allí muy cerca al patio de su casa, el trazado de la carretera trasandina, que venía serpenteando por el páramo del Zumbador con el destino final en Agua Viva.

Desde muy joven se inició en el trabajo de la agricultura pero por motivos de lo precaria que era para la época esa actividad, se dedicó a la barbería, fue fabricante de pólvora, zapatero, alpargatero, incursionó en arreglo de artefactos eléctricos sobre todo radios y Tv de tubos, montó su tallercito familiar, donde conoció las entrañas de los radios marca Telefunken y los pesados TV a blanco y negro, pues como él mismo comenta TV a color ni soñarlo todavía, allí al calor de su mujer y nueve muchachos motivado por cursos que hizo por correspondencia, hasta definitivamente dedicarse por más de 40 años a la talabartería, actividad en la que hoy lo encontramos, solo en su habitación – taller, pero como lo hemos conocido siempre con un espíritu positivo y esperanzado por un país y un pueblo mejor.

José Delfín Sánchez es pionero en la fabricación de enjalmas, correajes para los campesinos llevar su dinero, reloj y llaves en la cintura, en fin dedicado a todo lo que tiene que ver con los secretos del cuero, esa es su faena diaria y permanente.

Ha sido desde que aprendió a leer y escribir un consuetudinario lector y cuando ya tenía más formación en la lectura siendo un adolescente, abrazó para siempre la filosofía y doctrina como el mismo la define de Joaquín Trincado, de la cual aún a sus 90 años no se ha separado, aunque sus problemas de la vista lo tienen aquejado, sigue manteniendo esas convicciones.

Recuerda con nostalgia que había tres talabarteros en La Grita y ya solo queda él; antes en cada aldea había uno o dos talabarteros para hacer las enjalmas y correaje para las mulas, caballos y burros, hoy ya no queda nada pues las motos sustituyeron a los animales.

Su pensamiento filosófico lo llevó siempre a ser un hombre de izquierda, en La Grita acompañó a los muchachos de la época que con euforia juvenil sacaban todos los sábados el semanario “Impacto” en el que José Delfín siempre escribió sobre temas relacionados a la doctrina de Joaquín Trincado; además de haber sido un fiel militante del MAS, siendo en cada proceso electoral un aguerrido y honesto representante en las mesas electorales, en las que trabajaba no importándole los remotos lugares a donde se le enviaba, recuerda José Delfín que era uno de los últimos en llegar con la planilla de los escrutinios que le entregaban como miembro de mesa y lo esperaban para cerrar los cómputos numéricos ya entrada la madrugada y cuando estaban otros celebrando el triunfo, se le preguntaba a José Delfín cómo había estado esa mesa, y su serena respuesta era: bien, todo normal, aquí están los resultados solo salió un votico, el mío.

Irónicamente y con cierto dejo de nostalgia comenta que hoy a sus 90 años ya estaba cansado de hablar con el uno y con el otro para logar conseguir la pensión de los viejitos como el la llama, había entregado papeles, pedido apoyo y nadie lo escuchaba, me dice que lo más difícil es llegar a viejo y sin quién lo oiga a uno; hasta que en noviembre de 2015 fue beneficiado con el derecho de su pensión, y comenta: menos mal y aún a esta edad tengo fuerzas para trabajar y con las cositas que arreglo gano para pagar el alquiler de esta piecita donde llevo 40 años alquilado y me dice jocosamente, aquí estoy, esperando para cerrar la puerta de la vida, porque soy el ultimo talabartero de La Grita.

©JASG041I2015

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. OLM dice:

    Juan Alberto. Buena historia. Lo felicitó por ver una historia en una persona tan sencilla y que las tenemos en todos los pueblos y ciudades

  2. Rafael Ruiz dice:

    Muy justo reconocimiento al maestro talabartero Don Delfín. Atesoro hoy, como una reliquia,un portafolios de cuero, suela natural, con figuras repujadas, que le encargue en los años 80. Puso todo su arte en la fabricación del preciado objeto. A el y su familia mi gran saludo, consideración y mis respetos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s