Evo salió quebrado

Juan Alberto Sánchez García

Luego de una intensa campaña entre gobierno y oposición, el pasado domingo 21 de febrero se celebró en La Republica Plurinacional de Bolivia, el referéndum que pretendía modificar la constitución nacional para reelegirse Evo Morales por un cuarto periodo; cómo ha cambiado el mundo que ya no hacen falta gobiernos de fuerza o mejor dictaduras para eternizarse o pretenderlo en el poder, solo al calor de la modificación de las leyes y la publicidad se logra el objetivo.

Es bueno recordar que Evo Morales gana la elección presidencial en diciembre de 2005 con más del 53% de los votos, siendo el primer indígena en ocupar tal cargo con la plataforma electoral del partido Movimiento Al Socialismo (MAS), después de haberse desempeñado como dirigente sindical obrero.

Venía América Latina configurando nuevos escenarios políticos, con la presencia en Venezuela de Hugo Chávez, en Brasil Lula Da Silva, en Ecuador Rafael Correa, en Argentina Los Kirchner, y en Nicaragua Daniel Ortega, algunos de los cuales han maniobrado para modificar la constitución, y en nombre de la ley eternizarse en el poder el tiempo que quieran.

Este entramado político logró posicionar composturas anti imperialistas en unos y populistas en otros, reviviendo de nuevo el léxico y la esperanza de la izquierda que estaba guardado en anaqueles y olvidado en el pensamiento, lo cual indudablemente produjo réditos en sus gobiernos y países, porque la esperanza se hizo presente.

Evo, quiso desafiar el destino y se valió del poder que lo cobija y las ventajas que le ofrecía ir a un referéndum, manejando casi que todo el poder del Estado, y el tiro le salió por la culata, todo lo que los asesores y amigos le recomendaron y los deseos de sus colegas latinoamericanos, sucumbieron el domingo 21 de febrero en una Bolivia de cielo encapotado y con el sol a la espalda para el Presidente, a quien el pueblo sin ser mal “agradecido” ni “apátrida” le dijo NO…!

Ese domingo el presidente junto a su vicepresidente y equipo ministerial estuvo pendiente de los resultados, esperanzado que El Tribunal Supremo Electoral a través de su presidenta, le indicara que había ganado y que ya la tendencia era “irreversible” pero no, la TV mostraba unas caras largas y poco alegres que los delataba y un presidente con cara de yo no fui comentaba que había que esperar un poco mas; pero nada, dicen que las esperanzas son las ultimas que se pierden, y aquí se perdieron.

A nadie debe alegrar los cambios que se están sucediendo en América Latina y que seguirán como efecto dominó, porque si bien es cierto que Evo perdió, sigue aun manteniendo una popularidad nada despreciable que ronda el 52 por ciento y obligatoriamente hay que reconocerle que llegó a gobernar a Bolivia en el 2006 cuando ese país tenía 3 mil millones de dólares en reservas internacional y hoy cuenta con 16 mil millones de dólares, solo habían inversiones extranjeras por el orden de los 3 mil millones de dólares y hoy alcanzan los 8 mil 600 millones de dólares, en la banca habían 3 mil millones de dólares de los ahorristas y ahora 10 mil millones de dólares, ha tenido importantes logros sociales en salud y educación con reconocimiento nacional y certificación internacional.

Evo ha sido un fino estratega que sabe jugar por las cuatro bandas, cuando hay reuniones de sus colegas afines, de su boca solo sale el más puro y genuino antiimperialismo, pero al regresar a su patria recibe un crédito del Banco Mundial por 60 millones de dólares, que serán dedicados al desarrollo rural de Bolivia, porque además este indígena de pura cepa, sabe colocarse su chaqueta reversible.

Pero es aquí donde está la sabiduría y el poder que reside en el pueblo, decirle a un presidente valentonada en un referéndum, usted no es imprescindible, aquí hay conciudadanos capaces de seguir haciendo grande a Bolivia y por qué no mejor, si usted ha sido exitoso en estos tres periodos de gobierno es porque ha contado con un gran equipo de excelentes gerentes con nivel y formación tecno – política, ha tenido un equipo de gobierno que son de primera línea, unos segundos que son muy buenos primeros, y justamente de ahí deben seguir saliendo las generaciones futuras de nuevos gobernantes para Bolivia, no puede el capricho de unos, castrar las aspiraciones de quienes también tienen legitimo derecho y capacidad de gobernar.

Vuelven a seguir a veces equivocándose los gobernantes, pierden la visión holística del país y su gente y se concentran en su ego, no hacen análisis de prospectiva política que les indique lo que será su futura vida política y la su partido, para los destinos del país; son presa fácil de los adulantes y soplones, que siempre se les andan congraciando, el nepotismo esta la orden del día; esta no es la última prueba y oportunidad de este líder indígena que ha sentado catedra, muchos menos de su partido, falta camino por recorrer que mostrará más temprano que tarde, nuevos liderazgos que a veces el mesianismo y el poder de otros, no los deja escapar del closet y aparecer en los escenarios políticos, por eso en esta oportunidad, Evo Morales salió quebrado.

JASG03032016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s