Agricultura Jaureguina

el

IMG_0800

 

¡……. Alerta Temprana…..!

Agricultura Jaureguina

Por: Juan Alberto Sánchez García

El Municipio Jauregui tenía hasta el año 2013 según cifras del MAT-La Grita, 116 sistemas de riego con 6.682 beneficiarios y una superficie regada de 5.628 hectáreas. En promedio está produciendo 120 mil toneladas al año de hortalizas y papa, que semanalmente es llevada a más de 150 municipios del país.- Según cálculos propios, se requieren anualmente 80 mil pacas de abono químico de 50 kg para fertilizar la superficie sembrada y 145 mil kilogramos de plaguicidas para controlar plagas y enfermedades en las plantas; pero además la actividad agrícola local requiere 700 mil jornales al año, que significan 2 mil 700 empleos directos, lo que genera unos 9 mil empleos entre directos e indirectos.

IMG_1069

Hasta aquí todo está muy bien, estos indicadores económicos alegran a la vista del lector, no es para menos, levanta el ego y reconforta el espíritu del Gritenses, y eso de por sí ya es alentador, además dinamiza la economía del municipio. Pero ¿a qué costo estamos asumiendo este “progreso y desarrollo económico” del municipio?.

Es muy importante que la población urbana y rural del municipio Jáuregui, asuma como un verdadero reto de vida, un programa de CONSERVACIÓN DE SUELOS Y AGUA en sus microcuencas. Hoy observamos un río GRANDE solo de nombre, su caudal drásticamente ha disminuido, y un rio AGUADIAS, que es un hilito de agua, están ya literalmente secos, con gravísimas consecuencias ecológicas y económicas, que están poniendo en riesgo hasta la vida misma de la gente de este pueblo; se está volviendo común hablar de sistemas de riego por goteo (técnica desarrollada para zonas áridas y secas donde hay muy poca agua) y ya hasta se han realizado perforaciones en algunos lugares para sacar agua subterránea.

Eso se debe, entre otras causas, a la agricultura intensiva y casi que irracional y devoradora, que se está ejecutando en el municipio Jauregui, donde pareciera que solo priva el ánimo de lucro, sin importarle a nadie el deterioro del medio ambiente y por ende la calidad de vida de sus habitantes. Aquí ya es peligroso seguir aumentando la frontera agrícola, hay que hacer un gran esfuerzo para elevar la productividad de cada hectárea sembrada y no seguir cerro arriba.

CRIMEN SIN CASTIGO

La actividad agrícola es la que más agua necesita para desarrollar su función productiva, los 120 millones de kilogramos de hortalizas y papa que se producen en el municipio Jáuregui en promedio anualmente, requieren la cantidad de agua que necesita una población de un millón 400 mil habitantes durante todo el año, lo cual debe llamar la atención de todos los ciudadanos y los organismos tanto públicos como privados. En otras palabras cada hectárea que se siembra y cosecha se consume al año el agua que necesitan 200 personas al año.

Y la población tanto urbana como rural ya vive en carne propia la situación del agua, con la escacez de agua para regar sus cultivos y las cinco horas diarias de racionamiento de agua que sufre la población urbana de La Grita. De manera que no es mentira ni es un cuento, es la purísima verdad lo que estamos diciendo.

Si en La Grita no promovemos ni pensamos en un programa integral agrícola, que sea SOSTENIBLE EN EL TIEMPO, que este lejos de las manos de los políticos de oficio y sí muy cerca de la gente que es verdaderamente campesina, que RESTITUYA la calidad y los servicios de los organismos públicos tales como: el Ministerio Agricultura y Tierras y el del Ambiente, que apoyen técnicamente al agricultor con tecnologías de punta, para hacer amigable el trabajo agrícola con los recursos naturales; si la municipalidad no es dotada de recursos económicos para generar un programa agrícola local de esta magnitud, difícilmente La Grita dentro de unos años podrá sostener ni contar con esta agricultura de hoy, y muy posiblemente a La Grita le pase como aquel pueblo de Ortiz en la novela “Casas Muertas”.

Ya en Jáuregui se rompió con toda la norma legal, racional y lógica de la frontera agrícola, aquí pareciera que la gente hace lo que le da la gana, o la necesidad lo obliga, porque no tiene asesoría técnica eficiente, ni cumplimiento de las normas legales; ya se están estableciendo cultivos intensivos de hortalizas y papa por encima de los 2 mil metros en pendientes de hasta un 70 y 80 por ciento, que están destruyendo la poca capa vegetal que tienen esos suelos, y han sobrepasado la cota del parque nacional Juan Pablo Peñaloza.

Y no nos extrañemos cuando más temprano que tarde, esta agricultura intensiva y casi devoradora, siga subiendo y llegue a las lagunas, los únicos reservorios de agua dulce que tiene La Grita para suministrarle a sus habitantes y a su actividad agricultura, para que pueda sobrevivir la flora y fauna de este municipio.

Estamos a tiempo de combinar un desarrollo económico armónico entre los recursos naturales: agua y suelo, hombre y tecnología. Esto depende única y exclusivamente de quienes aquí vivimos, no de mesías ni de engañadores de serpiente, desconocedores del hecho de producir comida; hay que comprometer al verdadero agricultor recordemos aquel refrán popular: “el dueño del muerto es el que lo llora, los demás toman café”.

La Grita tiene gente capaz de generar un “Programa agrícola local” empezando por sus agricultores conocedores de toda la realidad que los rodea, lo que falta es decisión y empeño para realizarlo.

Fuentes Consultadas

– Corpoandes Mérida. Dossier Municipal municipio Jáuregui

– MAT Táchira. Estadísticas agrícolas

– JASG – Cálculos propios

©JASGjunio2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s