La Capilla

Capilla de Sabana Grande – La Grita – Táchira

Capilla de Sabana Grande

Por Juan Alberto Sánchez García

En 1848 el eminente sacerdote Ignacio Ramón Duque, gritense formado en Colombia con máximos honores académicos, impulsa junto a los aldeanos de Sabana Grande, la construcción de una capilla que permitiera la realización de los oficios religiosos. El cometido se cumple y con los pocos y escasos materiales que se encontraban a su alrededor la capilla se construye y es dedicada a La Virgen de Los Dolores.

Durante largos 72 años esta capilla prestó sus servicios, pero en 1919 viene de La Grita en misión parroquial el presbítero Juan Maximiliano Escalante, observando lo incomoda de la capilla por lo pequeña y su grave estado de deterioro por los años de existencia. Y es así como activa y organiza a la comunidad para que, al año siguiente, es decir, 1920, se inicien los trabajos de construcción de la nueva capilla y la casa cural; recurren a la buena voluntad de las comunidades de Umuquena, El Tesoro, Santo Domingo, Venegara, Sabana Grande, Llano Largo, Pueblo Encima, quienes aportan materiales, obreros y dinero, culminándose la obra en 1925.

Es una robusta construcción de paredes pisadas de grosor 80 centímetros con columnas de madera de pino Laso y Laurel de la zona, la teja también fue hecha en Sabana Grande donde había un gran tejar que fue cubriendo los techos de las viviendas de esa comunidad, y las campanas fueron construidas en Tovar.

La capilla de Sabana Grande es cómoda y cuenta con una nave central y dos laterales muy parecida internamente a la capilla de Pueblo Hondo, en razón de que el padre Maximiliano Escalante estaba construyendo ya esa capilla y toma en cuenta algunas características.

En 1959 estando como vicario de la iglesia Matriz del Espíritu Santo de La Grita el presbítero Raúl de Jesús Méndez Moncada, se somete la capilla a un proceso de restauración y mantenimiento, por lo que la torre se eleva unos cuantos metros mas, dándole vistosidad y mayor belleza arquitectónica.

Es un templo católico muy cuidado y mantenido en plena montaña tachirense y con 96 años de existencia, ubicado a un mil 900 metro de altura; por su plaza Bolívar pasó en 1925 el trazado de la carretera trasandina y la partió en dos, de modo que es lugar obligatorio de encuentro de quienes por allí transitan.

En 2016 el presbítero Melquiades, siendo párroco de esta parroquia eclesiástica, diligenció ante la gobernación del estado Táchira los recursos, los cuales fueron aportados en la gestión del gobernador Vielma Mora con lo cual se logró el cometido de hacerle un buen mantenimiento a los techos y en general a toda la capilla, lo que hace hoy conserve como lo muestra la imagen.

JASG

Fuentes consultadas:

  • Castillo Lara Lucas Guillermo. La Grita una ciudad que grita su silencio. BATT Nº 160. Caracas 1998.
  • Suarez Escalante Gerardo. Entre Paramos. Arquidiócesis de Mérida – Archivo Arquidiocesano. Mérida 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s