Molinos La Grita

08-10-2013 (1).JPG

Por: Juan Alberto Sánchez García

Molinos La Grita

Corría el año 1951cuando un señor que pasaba de los 40 procedente del Norte de Santander, llega a tierra tachirense buscando mejor futuro para su vida y la de sus hijos; Colombia era un país invivible con esa guerra fratricida que libraban Liberales y Conservadores. Traía una alforja de ideas concretas de lo que quería hacer en esta tierra.

Arribó a San Cristóbal, sopeso las posibilidades de llevar a la práctica sus sueños, siguió visitando pueblos y explorando ventajas y desventajas, pasa por  Colon, Seboruco y llega a La Grita, la que casi de una vez se convirtió en su “tierra prometida” un pueblo con todas las características y costumbres de los pueblos de montaña de Colombia, un clima agradable, gente respetuosa, cordial, servicial y trabajadora, centros educativos de alto nivel académico, junto a una  agricultura prospera y floreciente.

Ese fue Daniel Sánchez Granados, quien retornó a Herrán pueblo ubicado en el Norte de Santander, Colombia, con la buena nueva para sus hijos que aun pequeños y huérfanos, pues  su madre recientemente había fallecido, esperaban la ansiosa noticia de qué había conseguido en tierras venezolanas y les dijo: lo hemos encontrado todo, arreglemos las pertenencias porque nos vamos para un pueblito que les va a gustar tanto como a mí y se llama La Grita.

IMG_0296copia.jpg

 

Y asi, en el año 1951, sin las exigencias legales de pasaporte y visa, ni las trabas de hoy, solo con la honestidad a toda prueba, las ganas de emprender nuevas actividades económicas y unos hijos que levantar, llegaron a La Grita  este emprendedor y soñador, Daniel Sánchez Granados y sus cinco hijos, justamente a la casa de la esquina de calle dos con carrera dos, donde se radicaron por siempre.

Dada la experiencia y conocimiento que traía quien se convertiría en La Grita en Don Daniel Sánchez Granados, crea una pequeña agroindustria que empieza a procesar productos agrícolas de la zona y traídos de otros lugares del estado Tachira.

Nace “Molinos La Grita” en 1951 con una línea de productos que hicieron historia y marcaron un hito en La Grita de los años 50 en adelante, pues ya no solo las quesadillas, los bizcochuelos,  almojábanas, aguardiente y los centros educativos de prestigio, eran los iconos del pueblo, sino que hubo de agregársele la harina de arveja para hacer el delicioso cuchute, la harina de maíz para el recordado atol de fororo y el sagú con sus extraordinarias propiedades alimenticias y porque con él se preparan atoles y se hace el delicioso bizcochuelo, primer invitado a los bautizos, cumpleaños y hasta matrimonios de esas épocas, el chocolate en barra con su original marca “Corola” porque en estos pueblos andinos solo se conocía eran las bolitas de cacao que vendían en las tiendas y además el café “Campeón” molido y finamente empacado en papel celofán.

IMG_0305

Rotation of MVC-004F (2)

IMG_0304

Visita Hernan Pinzon (341)

Visita Hernan Pinzon (343)

Cultivo Sagu El Verde Jauregui 24 Julio 2008 (59)

Molinos La Grita con Don Daniel Sánchez Granados a la cabeza, llegó a tener 15 empleados fijos y siete distribuidores con vehículos propiedad de la pequeña y pionera agroindustria gritense, que distribuían sus productos en Táchira, Mérida, Trujillo, Lara y El Sur del Lago de Maracaibo; lo que contribuyó a engrandecer aún más el gentilicio gritense, generar empleo digno y producir bienestar colectivo.

Don Daniel Sánchez, trabajó incansablemente prácticamente hasta su muerte, la que ocurre cuando ya había llegado casi a los cien años de edad, fue un baluarte al servicio del trabajo creador, generador de riqueza y bienestar. Su agroindustria cuando nadie hablaba de responsabilidad social empresarial, Don Daniel la practicaba, ayudando a organizaciones sociales y apoyando a todo el que podía y que se lo merecía, porque jamás premió la vagancia ni la holgazanería.

Era ya una norma establecida por Don Daniel, que cuando moría alguien en el pueblo o en aldeas cercanas, sin miramiento alguno de quien fuera, hacía llegar un presente de sus productos, para apoyar a los deudos en el velatorio y novenarios.

La pequeña agroindustria reconocida por sus productos en diferentes partes del país, siguió su marcha una vez muerto Don Daniel, pero en manos de Amira Sánchez, una de sus hijas, quien siempre lo acompañó y estuvo a su lado en este emprendimiento, hasta que también la muerte la sorprende y Molinos La Grita cerró quizá para siempre.

Hoy sigue viviendo en la casona de Molinos La Grita uno de sus mayores hijos, Adonaí Sánchez Lago, quien cuida como un tesoro la maquinaria y equipos, soñando en que puedan volver a levantar cuan ave fénix y resurgir esta legendaria agroindustria, que dejó huella indeleble en generaciones de gritenses.

Esta hermosa idea hecha realidad en el valle de Los Humogria, por Don Daniel Sánchez Granados, nos queda como recuerdo y legado de un hombre y una familia que aquí encontró cobijo y materializó su sueño: “Molinos La Grita”

 

IMG_0292copia.jpg

Fuentes consultadas

  • Conversación con el Dr. Ricardo Méndez Moreno
  • Entrevista a Adonaí Sánchez Lago

©JASGenero2018

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s